Blog

Respira… El mundo puede esperar

Hay quien puede replicarme diciéndome : “Si, claro, eso decirlo es muy fácil, pero… ¿quién hace todo el trabajo que aún me queda pendiente antes de que se termine mi jornada laboral? ¿Quién baña a los niños y luego se pone a hacer la cena?? Indudablemente el tiempo transcurre y nuestras tareas diarias debemos cumplirlas. Aún así, posponer 2 minutos nuestros quehaceres ¿crees que supone un desajuste total de tiempo?.

A veces nos sentimos agobiados por llegar a tiempo a todo nuestras obligaciones diarias, nos sentimos tensos, notamos molestias o cierta tensión en algunos músculos de nuestro cuerpo, estamos incluso de mal humor, de algún modo, nos sentimos “a punto de explotar”…..Es en ese momento en donde lo mejor que puedes hacer es parar aquello que estás haciendo por unos segundos y dedicarte esos segundos a relajarte. Cuando te hayas relajado, podrás seguir con tu marcha diaria y estarás con más fuerzas para afrontarla.
Y el primer paso para relajarse es respirar adecuadamente. Los ritmos de vida y especialmente las situaciones de estrés colaboran a facilitar patrones de respiración acelerados y superficiales; sólo se utiliza una parte de la capacidad funcional de los pulmones, con frecuencia la parte superior, facilitando una respiración torácica en la que la intervención del diafragma es poco relevante. Este tipo de respiración no permite una oxigenación adecuada del organismo y un mayor trabajo cardíaco, por lo que facilitará la aparición de ansiedad, depresión, etc.
Por el contrario, una respiración en la que los pulmones se expanden al máximo y por lo tanto, se utilizan a su máxima capacidad, facilita una mayor oxigenación del organismo, y un mejor funcionamiento general, dificultando, entre otros, la aparición de fatiga muscular y las sensaciones de ansiedad.
Así pues, aprender a respirar de forma abdominal, que es una respiración más completa y relajante, puede protegernos de futuras enfermedades y en momentos en los que nos sintamos “a punto de explotar” de control de la situación y de relax.

Es muy sencillo lo que hay que hacer, y te resultará muy beneficioso:

  1. Cierra los ojos y sitúa tu mano debajo del pecho.
  2. Inspira muy lentamente aire por la nariz, siente cómo tus pulmones se llenan de oxígeno, y este oxígeno baja hasta tu abdomen, notando cómo éste aumenta de volumen. (notarás cómo la mano se mueve)
  3. Retén este oxígeno 2 segundos y a continuación empieza a expulsarlo muy lentamente por la boca, notando como poco a poco tu abdomen “se deshincha” y vuelve a su estado inicial.

Repite el paso 2 y 3 las veces que consideres, hasta que empieces a sentirte más relajado/a.
Más adelante, trabajaremos otros ejercicios de entrenamiento en relajación que pueden servirte de ayuda.

2 Comments

  • mas info

    Estoy encantado de encontrar esta web. Quería daros las gracias por publicar esta genialidad. Sin duda he saboreado cada pedacito de ella. Os te tengo agregados para ver más cosas nuevas de este sitio .

    • admin

      ¡Muchas gracias por tu comentario! Nos alegramos muchísimo de que estas palabras hayan servido.
      También puedes leer y escuchar más cosas de nuestro equipo en josevibaeza.com
      ¡Te esperamos por aquí!

  • Write a Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Estrenamos página web

    En la Clínica Dr. Baeza estamos de estreno, ya que acabamos de completar el proceso de migración de la web. Nos hemos puesto …

    Volvemos el 29 de Agosto…

    Hola a todos!!!… queremos informarles que nos pueden llamar a la partir del Lunes 29 de Agosto a partir de las 16:00h …

    Sorteo Carrera 10k Santa Pola 2015

    Gracias a todos los participantes de nuestro sorteo, a continuación veréis una lista de los afortunados y si sois uno de …